Los ejercicios faciales ayudan a las mujeres de mediana edad a parecer más jóvenes

Un programa de ejercicios faciales diario de 30 minutos o de días alternos sostenido durante 20 semanas mejoró la apariencia facial de las mujeres de mediana edad, lo que resultó en una apariencia más joven con  las mejillas superior e inferior más llenas, informa un nuevo estudio de Northwestern Medicine.

Este es el primer estudio científico para evaluar la premisa del ejercicio facial para  mejorar la apariencia del rostro.

“Ahora hay alguna evidencia de que los ejercicios faciales pueden mejorar la apariencia facial y reducir algunos signos visibles del envejecimiento”, dijo el autor principal, el Dr. Murad Alam,  dermatólogo, vicepresidente y profesor de dermatología de la Facultad de Medicina Feinberg de Northwestern University, uicada  en el Estado de Illinois.

“Los ejercicios aumentan y fortalecen los músculos faciales, por lo que la cara se vuelve más firme y tonificada y tiene forma de rostro más joven.

“Asumiendo que los hallazgos se confirman en un estudio más amplio, las personas ahora tienen una forma no tóxica de bajo costo para verse más jóvenes o para complementarlo con otros tratamientos cosméticos o antienvejecimiento que puedan estar buscando”, dijo Alam.

El estudio fue publicado el 3 de enero en la revista JAMA Dermatology. A medida que la cara envejece, la piel pierde elasticidad y las almohadillas de grasa entre el músculo y la piel se vuelven más delgadas.

Las almohadillas de grasa, que se ajustan como un rompecabezas, le dan a la cara gran parte de su forma. A medida que la piel se vuelve  flácida , las almohadillas de grasa adelgazadas se atrofian y se deslizan, haciendo que la cara “se caiga”.

“Pero si el músculo subyacente se agranda, la piel tiene más relleno debajo y el músculo más firme parece completar la forma de la cara”, dijo la autora principal del estudio, Emily Poon, profesora asistente de investigación en dermatología en Feinberg.

“El crecimiento muscular está aumentando el volumen facial y contrarrestando los efectos del adelgazamiento de la grasa relacionado con la edad y el aflojamiento de la piel”. Afirmo

Cómo se llevo a cabo  el estudio

Los participantes del estudio, mujeres de mediana edad de 40 a 65 años, se sometieron a dos sesiones de entrenamiento cara a cara de 90 minutos con un instructor de ejercicios faciales.

En casa, continuaron haciendo estos ejercicios por un total de 20 semanas. Durante las primeras ocho semanas, hicieron los ejercicios diariamente durante 30 minutos. De nueve a 20 semanas, hicieron los mismos ejercicios cada dos días durante 30 minutos por sesión.

Los ejercicios faciales fueron desarrollados y proporcionados por Gary Sikorski de Happy Face Yoga, quien es coautor del estudio.

“Los ejercicios faciales que pueden ser beneficiosos incluyen aquellos que implican fruncir y apretar las mejillas”, dijo Alam. “Hay muchos músculos que colectivamente permiten el movimiento de las mejillas, y nuestro estudio demostró que al aumentarlos, las mejillas superior e inferior se ven más llenas”.

Los participantes aprendieron y realizaron 32 ejercicios faciales distintos, cada uno durante aproximadamente un minuto. Uno de ellos es El levantador de mejillas: abre la boca y forma O, coloca el labio superior sobre los dientes, sonríe para levantar los músculos de las mejillas.

Coloca los dedos ligeramente sobre la parte superior de la mejilla, suelta los músculos de control para bajarlos y levanta la espalda. Repita bajando y levantando las mejillas.

Otro ejercicio es The Happy Cheeks Sculpting: sonríe sin mostrar los dientes, junta los labios con las mejillas, sonríe forzando los músculos de las mejillas hacia arriba, coloca los dedos en las esquinas de la boca y deslízalos hasta la parte superior de las mejillas, mantén la postura durante 20 segundos.

De los 27 participantes inicialmente reclutados, 16 hicieron todos los ejercicios durante toda la duración del estudio. Las limitaciones del estudio fueron el tamaño de muestra pequeño y que los participantes eran todas mujeres de mediana edad.

Queda por ver si los resultados son generalizables a otras poblaciones, dijeron los autores.

Resultados del estudio

La medida de resultado fue llevada a cabo tras  la evaluación de fotografías estandarizadas antes del ejercicio facial en comparación con las fotografías realizadas después del ejercicio facial.

Evaluaron las fotos utilizando una escala de envejecimiento facial estandarizada (Escalas fotográficas de envejecimiento facial de Merz-Carruthers).

Los evaluadores dermatólogos examinaron por separado las 19 características de la cara y clasificaron a todas en tres momentos diferentes: al principio, en la semana ocho y en la semana 20.

Además, calificaron la edad de cada participante al comienzo, a las ocho semanas y la semana 20. Finalmente, preguntaron qué tan contentos estaban los participantes con los resultados.

Los evaluadores encontraron que la mejilla superior y la plenitud de la mejilla inferior, en particular,  mejoraron significativamente como resultado de los ejercicios.

Además, los evaluadores estimaron que la edad promedio de los pacientes disminuyó a lo largo del estudio. Comenzó a los 50.8 años, bajó a 49.6 años a las ocho semanas y luego a 48.1 años a las 20 semanas.

“Eso es casi una disminución de tres años en la apariencia de la edad en un período de 20 semanas”, dijo Alam.

Los participantes también informaron estar muy satisfechos con los resultados y notaron una mejoría en casi todas las áreas faciales que fueron calificadas.